Rinofima: causas, tipos y láser CO2

14 diciembre, 2021
Compartir Compartir en facebook Compartir en twitter

El rinofima es una enfermedad tumoral de la piel de la nariz, su crecimiento es progresivo y puede alterar gravemente la forma de la nariz. Tanto, que si no se trata puede afectar psicológicamente al paciente, puesto que en un estado avanzado la nariz puede desfigurarse y ocasionar problemas de autoestima.

El primer síntoma es un cambio en la piel de la zona que empeora con el tiempo. Primero, la piel adquiere un color rosa o rojizo, se produce un engrosamiento de la piel y la oclusión de glándulas sebáceas, todo ello conduce a la formación de quistes que van dando forma bulbosa a la nariz. Es por ello, que de forma vulgar también se le llama «signo de la nariz de payaso» como manifestación de la neoplasia.

En la fase prerosácea, los pacientes sienten una molestia y a menudo la zona está infectada. Es muy importante acudir al dermatólogo para descartar otras enfermedades.

Rinofima y sus posibles causas

En la actualidad, se desconocen las causas directas de su aparición. Es una manifestación severa de la rosácea poco frecuente. Existen más casos masculinos que femeninos, y es más frecuente en la raza caucásica que en la africana.

Te invitamos a que leas nuestros artículos «Famosos con rosácea en las redes sociales» y Rosácea y cuperosis«

Se cree que ciertos hábitos, o predisposiciones pueden aumentar o acentuar su presencia:

• Consumo de alcohol.
• Exposición solar prolongada.
• Tabaco.
• Comidas picantes.
Presencia de Helicobacter pylori.
Hipersensibilidad al ácaro Demodex follculorum.

Los tipos de rinofima se pueden clasificar en tres grados o etapas:

  • Leve: telangectasias e hiperplasia de la dermis.
  • Moderado: hipertrofia y nodularidades pequeñas.
  • Severo: nodularidades masiva.

A continuación, veamos qué tratamientos hay contra el rinofima.

Ama Allman

Rinofima tratamiento quirúrgico


El tratamiento consiste en mejorar el aspecto de la nariz, ya que no suele generar ningún problema de salud, salvo en los rinofimas severos donde las vías respiratorias nasales pueden obstruirse debido a la deformidad, entonces sí es de vital importancia extirpar la piel y someterse a cirugía.

Pero, como hemos mencionado al principio, dada su ubicación en el rostro, aquellas personas que padecen esta enfermedad, aunque sea de forma leve pueden llegar a sufrir: inseguridad, estrés y depresión  porque esta enfermedad altera la imagen de las personas.

Por lo tanto, según la gravedad y el tamaño, se procederá con una técnica como la dermoabrasión o el tratamiento quirúrgico con láser. Pero será el dermatólogo quien determine la mejor solución según las características del paciente.

Rinofima y el láser CO2

El uso de láser CO2 es recomendable en las primeras fases o etapas de la enfermedad, tanto en sus dos versiones, láser pulsado o fraccionado, para actuar contra la hipertrofia glandular sebácea. Se trata con anestesia local, y con la primera sesión ya el paciente podrá observar una gran mejora. En estado grave de la enfermedad se tendrá que recurrir a la cirugía.

En Alma encontrarás Pixel CO2 una plataforma diseñada para ofrecer distintas soluciones dermatológicas, médicas y quirúrgicas, por lo que podrá ser la herramienta perfecta contra el rinofima.

¿Necesitas aclarar alguna duda? Rellena el formulario y te informaremos sin compromiso. ¡No olvides seguirnos en Instagram o Facebook para más información!